Fuente: EFE
05/22/2019

Nueva Delhi, 22 may (EFE).- La Comisión Electoral de la India dará a conocer mañana los resultados de los comicios generales celebrados en siete fases entre el 11 de abril y el 19 de mayo, con las encuestas a pie de urna apuntando a la reelección del nacionalista hindú Bharatiya Janata Party (BJP), del primer ministro Narendra Modi.

Si bien en el pasado este tipo de sondeos han fallado en sus predicciones y la oposición ha rechazado las cifras, muchos expertos han pasado a considerar sólo dos escenarios: uno en el que el BJP logra por sí mismo una mayoría (272 de los 543 escaños) y otro en el que dependería de sus aliados para gobernar.

Antes de la publicación de las encuestas a pie de urna al finalizar la última fase el pasado domingo, todo apuntaba a que los partidos minoritarios serían clave, ya que ni el BJP ni el principal partido de la oposición, el Congreso de los Nehru-Gandhi, lograrían suficientes apoyos para gobernar en solitario.

A Modi le pasarían factura la retirada sorpresa de billetes que en 2016 causó una grave crisis de liquidez en el país y el creciente desempleo, mientras que el Congreso se recuperaría del batacazo de 2014 gracias al refuerzo de su nuevo líder Rahul Gandhi, pero no lo suficiente como para regresar a su antigua gloria.

En este contexto se perfilaba incluso la posibilidad de que asumiese el poder un "tercer frente" formado por partidos regionales, en un país muy heterogéneo con 29 estados, en algunos de los cuales la presencia de los partidos nacionales es ínfima.

En la India, los partidos tienden a cambiar de bando dependiendo de las circunstancias y, mientras algunos se alinean en pactos preelectorales, otros buscan un hueco en el panorama nacional esperando a que alguien se quede corto para lograr una mayoría en el último minuto.

Así las cosas, el BJP perdió en los últimos meses por desacuerdos a su principal aliado en Andhra Pradesh (sur), el Partido Telugu Desam; o a su improbable compañero de coalición en la conflictiva Cachemira (norte), el Partido Popular Democrático de Mehbooba Mufti.

Sin embargo, ha logrado importantes acuerdos con el AIADMK de Tamil Nadu (sur), donde el BJP es virtualmente inexistente, o el Shiv Sena en Maharashtra (oeste), un tradicional amigo con el que ha mantenido varias disputas recientemente.

Para el analista del Centro para el Estudio de Sociedades en Desarrollo (CSDS) Praveen Rai, el estado de Uttar Pradesh -el más poblado con más de 200 millones de habitantes y 80 escaños- supone uno de los principales retos para la formación de Modi.

El Partido Bahujan Samaj y el Partido Samajwadi, las dos principales fuerzas regionales, han formado allí una gran coalición con el Rashtriya Lok Dal en la que no participan el Congreso ni el BJP y que tiene grandes expectativas.

Según dijo Rai a Efe, Bengala (este) también se presenta como un problema para el BJP, archienemigo del Trinamool Congress de la jefa de Gobierno bengalí, Mamata Banerjee, cuyos simpatizantes han protagonizado durante los comicios un sinfín de peleas y enfrentamientos con partidarios del nacionalismo hindú.

El experto electoral cree que el sur del país queda fuera del tablero pues Modi no aspira a lograr más de 15 asientos y nombra a Odisha (este) como el otro gran desafío para el primer ministro, si bien su suerte podría cambiar gracias a las acusaciones de corrupción contra el gobernante Biju Janata Dal.

"Los mayores desafíos para el BJP están en los estados de Uttar Pradesh, Bengala y Odisha (...) Sin embargo, una sorpresa podría ayudar a la formación azafrán para ganar más de 60 escaños en Uttar Pradesh, unos 20 en Bengala y cerca de 15 en Odisha", vaticinó.

Y es que, si bien en la India no son raras las sorpresas de última hora, un gobierno de coalición encabezado por el Congreso y la posibilidad de un "tercer frente" han perdido fuelle en los últimos días en favor de un nuevo ejecutivo de la formación nacionalista hindú.

"Las encuestas a pie de urna están divididas en sus predicciones con unas pocas sugiriendo que la alianza del BJP cruzaría la meta con un total de entre 280 y 300 escaños. El BJP se quedará detrás de la mayoría y tendrá que apoyarse en sus aliados (unos 40 asientos) para formar gobierno", destacó Rai.

La otra posibilidad reflejada en dos de los sondeos, es que el partido y sus aliados logren más de 350 parlamentarios, por lo que más de 300 de ellos corresponderían exclusivamente al partido de Modi, explicó el experto del CSDS.

Mientras tanto, miembros de la oposición se esmeran en vigilar en la distancia los centros que albergan los votos, custodiados por las autoridades indias, nerviosos ante una posible manipulación que pudiera truncar su futuro político.

Noemí Jabois


9 Me alegra 10 Me gusta 9 Me enoja 9 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión