Fuente: Richard Bethencourt
07/28/2021

Mientras miles de cubanos toman las calles en ciudades y pueblos de toda la isla para exigir libertad, un contador de Raleigh observa de cerca.

"Cuando mis padres decidieron irse de Cuba, se nos negó el permiso", dice Laidis Derosier. "No podíamos irnos. Era como vivir en una prisión enorme".

Esa prisión sigue en pie hoy en día, casi 50 años después de que la familia de Derosier huyera en abril de 1973. Pero los prisioneros, el pueblo de Cuba, están demostrando a los dictadores que los han retenido durante seis décadas que no están dispuestos a resistir más. Y nosotros apoyamos a todos los manifestantes que anhelan una Cuba libre y próspera.

Este régimen de 62 años ha fracasado, como era de esperar. Su marca de comunismo y socialismo no ha ofrecido al pueblo cubano más que un historial ininterrumpido de abusos contra los derechos humanos y fracaso económico. Es una dictadura que ha reprimido la libertad, aplastado sueños y encarcelado, forzado al exilio o matado a los que la desafiaron.

Los fracasos del sistema socialista impuesto por Fidel Castro hace tanto tiempo han sido evidentes. Ahora son evidentes mientras los cubanos luchan y se enfrentan a la represión.

Abatido por la escasez de productos de primera necesidad como alimentos, medicinas y, subrayando la falta de respuesta del régimen ante la pandemia del COVID-19, la falta de vacunas, el pueblo cubano se ha levantado.

Manifestantes que gritan "abajo el comunismo" y"patria y vida" llenan las calles en más de cuarenta ciudades y pueblos, incluyendo La Habana. Miran directamente a la cara del régimen criminal que frustró las esperanzas de libertad de sus padres y abuelos, y dicen "basta ya".

En Estados Unidos estamos enfrentando grandes desafíos y tenemos nuestros socialistas que esperan imponer aquí los sistemas fallidos de Cuba y Venezuela. Pero nada de lo que enfrentamos se compara con el sufrimiento del pueblo cubano.

"Cualquiera que haya vivido en una sociedad libre y abierta, acostumbrado a frecuentes manifestaciones de descontento con el estatus quo, en la que ninguno de los participantes es golpeado o encarcelado, ni siquiera puede comenzar a imaginar el coraje o la desesperación que se necesita para expresar oposición a una dictadura totalitaria como la de Cuba", escribió recientemente Carlos Eire, un profesor de historia en Yale nacido en Cuba cuyos libros están prohibidos en su tierra natal. "No tenemos ni idea en absoluto de lo que es algo así."

El valor y la desesperación pueden ser, de hecho, una combinación poderosa. Y el pueblo de Cuba tiene mucho de ambos. Es por eso que es tan crucial que sea el pueblo cubano, y sólo el pueblo cubano, quien decida bajo qué tipo de gobierno quiere vivir, en busca de su felicidad, prosperidad y mejores oportunidades.

Los estadounidenses pueden prestar apoyo moral. Podemos condenar la violencia contra los manifestantes y cualquier acción que reprima el derecho de cualquier persona a reunirse pacíficamente y expresarse libremente. Podemos tomar medidas para garantizar que se restablezca el acceso a Internet, que el régimen cerró en un intento de sofocar la organización de las protestas pacíficas.

Pero el cambio debe ser liderado por los ciudadanos para que quede claro que el cambio que se exige es auténtico y legítimo.

Desde la seguridad de su casa en Raleigh, Derosier entiende muy bien los desafíos a los que se enfrentan.

"Mi padre era un médico y científico altamente educado", dice. "Trabajaba en su consulta privada. El régimen decidió que ya no podía ejercer su profesión de esa manera. Lo obligaron a trabajar para el régimen. Le dijeron que por ser médico, requerían sus servicios, y que él y su familia nunca saldrían de Cuba. Se sintió preso y sin salida. Yo tenía cinco años cuando se suicidó".

La tiranía socialista en Cuba se ha cobrado muchas vidas, pero no ha aplastado el espíritu del pueblo cubano. Esto demuestra que la libertad, sin importar el paso del tiempo y la represión infligida, es un verdadero valor que emerge una y otra vez. El espíritu del pueblo cubano está vivo y vibrante, y en las calles donde hoy se exige justicia. 

Apoyamos a todos los cubanos que anhelan la libertad.

Richard Bethencourt
Director de participación de base para la Iniciativa LIBRE-Carolina del Norte


75 Me alegra 82 Me gusta 80 Me enoja 81 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión