Fuente: Coreen Villalobos Mundo
06/16/2021

"La gratificación inmediata no existe", dijo Peter Marín, de México.

"Llevo a Colombia y Puerto Rico en mis venas", confesó José Manuel Cruz.

"Derribamos obstáculos por medio del arte", replicó Renzo Ortega.

Estos tres hombres latinos saben lo que significa insertarse en la sociedad americana... son artistas plásticos... se han sobrepasado a sí mismos, a sus temores y dudas... han luchado por abrirse puertas, acariciar sueños, tocar logros y trascender.

Uno es de México, otro se enorgullece de tener raíces colombo-puertorriqueñas y el último nació en Perú.

Son, inequívocamente, ejemplos de éxito porque han decidido cultivar la virtud de transformar lo que está en sus entornos, poniéndole color, tradición, arraigo y legado. 

Pero, fundamentalmente, son padres.

La Conexión USA les rinde un merecido homenaje, a propósito de que este domingo se celebra el Día del Padre.


Peter Marín

"Mi hija tiene su propio estudio de arte"

"Lucía" es el nombre de la niña que le cambió la vida a Peter Marín, un admirable artista plástico de origen mexicano radicado en Carolina del Norte.

Desde que él contempló su nacimiento, ha transformado constantemente su visión acerca de su legado.

Se comprometió consigo mismo a dibujar a México en la mente de su hija, con sus colores, costumbres e historia.

Pero también cultivó en ella el amor hacia la tierra que la vio nacer y será testigo de su crecimiento.

"Aunque ella no está México, ha vivido experiencias que le permiten conectarse con las tradiciones. Hacemos fiestas con piñatas, cultivamos chile y me ayuda a cocinar. El Día de los Muertos, colocamos la ofrenda, hacemos flores y Pan de Muerto. Es todo un evento y ella siente el impulso de participar en esta tradición", relató el pintor.

Lucía puede entablar una conversación con su padre sobre otros artistas plásticos mexicanos, celebra, todos los 30 de abril, el Día del Niño en México y también el Día de la Independencia del país de su padre.

"Ella habla 'español mexicano', con todos sus regionalismos y localismos, lo que le ayudará a reforzar su identidad. Y también conoce manifestaciones folclóricas de mi país", dijo Marín orgulloso de la huella indeleble que está dejando en la conciencia de su pequeña.

Con el mismo ímpetu, el pintor reconoció que su pequeña pertenece a dos mundos: el mexicano y el americano.

"Siempre hablamos de que Carolina del Norte está en una zona geológica muy interesante, de los presidentes, de las elecciones, de las diferencias de los Estados Unidos y de México, así como también acerca de qué es la inmigración", precisó el artista.

La oportunidad que le ha dado la vida de ser padre, lo ha llenado de mucha alegría y lo ha hecho cambiar hasta la manera de pintar.

"Lucía se ha involucrado con todo lo que soy, con mi esencia artística, y eso me hace inmensamente feliz. Ella tiene su propio estudio de arte, contiguo al mío, y pasamos mucho tiempo juntos en nuestros espacios creando y fabricando arte de todo tipo", describió.

Está convencido de que el arte es una manera de expresión inmediata, mágica y que impulsa los sentidos, la curiosidad y la creatividad.

Desde la perspectiva artística, Peter Marín ve la abstracción como un jardín fértil abandonado y el pensamiento abstracto como característica mexicana. Así que sobre su lienzo está un discurso abstracto recurrente, a través del cual también se conecta con su rol como padre transmisor de tradiciones latinas.


Maestro de arte mexicano


José Manuel Cruz

"Mi rol es de arraigo y legado"

Este respetado artista plástico local ofrece clases de arte a jóvenes con edades comprendidas entre 18 y 20 años en la Sheppard Middle School, en Durham, pero sobre todo instruye a sus hijas de 21 y 26 años sobre la importancia de recordar y valorar sus raíces culturales latinoamericanas.

Por las venas de José Manuel Cruz corre sangre colombiana y puertorriqueña, y se ha dejado absorber por la cultura de Norteamérica, donde ha visto crecer a su descendencia.

A su juicio, la diversidad pone amor, color y alegría a esta sociedad.

"Amor puro" son las palabras que usa para describir la relación que tiene con sus hijas.

"Quiero estar siempre ahí para ellas, quitarle de encima los miedos y las amenazas del entorno", dijo.

A través del arte, les ha transmitido las tradiciones hispanas.

"Les enseño un poquito de los dos lados, y a la vez, como estamos en Estados Unidos, les enseño las tradiciones de aquí. Les muestro que deben disfrutar la música, la comida, y cantar todo lo que quieran, tenga el origen que tenga", precisó contento.

Cruz siempre desea que sus hijas aprovechen toda oportunidad que tengan para visitar Colombia y Puerto Rico.

Envió un mensaje a los hispanos que viven en Carolina del Norte.

"Tenemos que mantener nuestras tradiciones, y apoyarnos en los momentos que más necesitamos de una mano amiga. Yo recibí mucha ayuda cuando llegué y así mismo intento ayudar", indicó antes de asegurar que "todos los latinos tenemos la responsabilidad de proyectarnos como una comunidad honesta, trabajadora y edificadora de bienestar".

Recordó que hay hispanos que son microempresarios, artistas, maestros, constructores, estudiantes... "todos hacen un gran aporte al progreso del estado".

No obstante, invitó a los latinos a enorgullecerse de su herencia, a divulgarla y a tomar todas las oportunidades y recursos disponibles para dar el gran salto hacia el éxito.


Hijo de madre colombiana y padre puertorriqueño



Renzo Ortega

"No es fácil ser un padre latino en Carrboro"

Renzo Ortega es un apasionado de la pintura narrativa. A través de cada obra, intenta contar historias. Es, además, compositor de letras que más tarde se han convertido en canción. Incluso, ha hecho algunas grabaciones que brotan de su inspiración.

Las manifestaciones artísticas lo acompañan como su respiración, pero sobre la sublimidad de los momentos de conexión con este mágico universo, suelen imponerse realidades crueles.

Nació en Perú. Su piel es oscura. Tiene un hijo rubio como el sol. Y en Carrboro, ha tenido que soportar, casi sin reaccionar, a la insolente pregunta: ¿Tú eres el niñero de este niño tan hermoso?

"No es fácil ser un padre latino en Carrboro donde aún hay racismo.

"A mí me choca que digan con asombro... 'Oh, él es tu hijo'. En mi contexto, un papá hispano es una representación de entrega y responsabilidad, pero al mismo tiempo es objeto de miradas cargadas de prejuicios, solo por ser diferente", dijo.

A Ortega le indigna el racismo, pero se ha prometido sobrepasarlo, hacerse más fuerte y, muy especialmente, enseñarle a su hijo, de 4 años y medio, la importancia de hablar español, comer tacos y valorar la diversidad cultural.

"Quiero que él aprenda que tenemos una cultura vigente, bastante rica, que la cultura americana es mucho más rica porque convivimos con gente de varios países", dijo.

El trabajo de Renzo Ortega es variado. Utiliza el arte como un medio para comunicar ideas políticas o cuestionamientos sobre la sociedad, pero también le interesan los sentimientos.

Él defiende la tesis según la cual la libertad artística de un creador no debe ser condicionada por su origen, por muy orgulloso que esté del mismo, porque el arte tiene un lenguaje universal y dinámico.

"A mí me parece problemático cuando el sistema en sí exige al artista hispano pintar solamente para los hispanos, y que el artista afroamericano solo pueda enviar su mensaje solamente para la comunidad afroamericana", reflexionó.

El espíritu de Ortega trasciende más allá de las segregaciones.

"Mi trabajo como artista es una representación de que todos somos personas activas en el desarrollo cultural, social y económico del país: artistas, constructores, maestros. Todos hacemos valiosas contribuciones", apuntó con tono humilde y solidario.


Pintor, compositor y cantante peruano

#ENVIDEO


123 Me alegra 120 Me gusta 122 Me enoja 121 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión