Fuente:
02/07/2019

Durham, N.C., 7 de febrero de 2019- Una cena de gala, a beneficio de los venezolanos que huyen, a pie hacia Colombia, de la crisis que atraviesa ese país, se realizará de este sábado 9 de febrero en The Summit Church, ubicada en el 1335 Presidential Dirve, Durham, Nc 27703.

Patricia Capote, organizadora de esta iniciativa que pretende recaudar fondos a través de los cuales proveerán de ropa, comida, medicinas, dinero y alojamiento a los caminantes que cruzan la frontera colombo-venezolana, durante horas con niños pequeños, en busca de un futuro mejor, aseguró que la idea surgió del deseo de engrandecer la labor altruista que durante un buen tiempo viene haciendo su familia.

"Nos conmueve el pueblo venezolano. La crisis se ha agudizado y no nos podemos quedar de brazos cruzados. Eso no es problema de un gobierno. Esta es una situación que nos mueve a todos como seres humanos. Tenemos que extender nuestros brazos y hacer que más hispanos en Carolina del Norte se involucren", dijo.

Se espera que 140 personas se unan a la cena, a partir de las 7 de la noche. El pago de la entrada ($25) será la donación de cada uno. "Vamos a ofrecer una deliciosa comida elaborada por voluntarios, una velada cultural, con danzas venezolanas y colombianas, música llanera".

A juicio de Patricia Capote, participar en esta cena de gala transciende mucho más allá de comer y compartir en alegría. "Los comensales van a conseguir este día la oportunidad de extender sus brazos, la posibilidad de entender que éste es un problema de Venezuela que se extiende por toda Latinoamérica y apadrinar a un venezolano necesitado que esté en cualquier país".

Testimonios de desplazados
Con la intención de sensibilizar a los hispanos que viven en Carolina del Norte frente a la triste realidad que viven, a diario, los desplazados venezolanos, Patricia Capote comentó algunas experiencias que sus familiares han recogido en las calles de Santa Rosa de Cabal, ciudad perteneciente al departamento de Risaralda, ubicado en el área cafetera de Colombia.

"Conocimos a una niña de 15 años que atravesó la frontera con un bebé de 8 meses. Tenían tres días sin comer cuando los encontramos. También encontramos a un señor que estaba en la calle con sus tres hijos, llorando desesperado. Vimos en sus ojos sus necesidades y les ayudamos a conseguir trabajo. Gracias a Dios, después de un año, este señor tiene un negocio donde vende arepas y está recibiendo a más venezolanos, dándoles fuentes de empleo. Esta es nuestra obra", relató con un tono de voz que trasmitía una paz interior infinita.


42 Me alegra 31 Me gusta 26 Me enoja 27 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión