Fuente: Julieth Tuit
10/31/2018

Cuando escucho la palabra inmigrante solo tengo que mirar en el espejo para reconocer las ilusiones y esperanzas que me motivaron y se que motivan a otros  para salir de la  casa y emprender un rumbo desconocido. La esperanza es el motor principal de motivación para querer dejar todo aquello que es por derecho nuestro: la familia, los amigos, la comida, las costumbres, el folclore y todo lo que nos ha pertenecido y que hemos aprendido a querer desde niños.

Cuando decidimos dejar todo, imaginamos y soñamos con un buen trabajo porque en nuestro país no lo conseguimos. Quizá algunos sueñen con la seguridad y estabilidad para los suyos. Viajamos con una maleta llena de ilusiones que buscan como destino final un mejor porvenir... ése que tanto vemos en la televisión y que lamentablemente es casi imposible de obtener en nuestro país, ya sea por conflictos políticos, corrupción, inseguridad o falta de oportunidades. Sencillamente nos lanzamos a una aventura y nos convertimos en héroes guiados por la determinación en la búsqueda de ese gran sueño.

Una vez tomada la decisión y sin mirar atrás, llegamos a un país con toda la fuerza y el empeño por conseguir el "Sueño Americano", pero todo cambia, todo es nuevo. No hay amigos, no hay familia, no se habla el mismo idioma, no se escucha la misma música, no encontramos el mismo gusto a la comida. Para aquellos afortunados a quienes los ha esperado un familiar o amigo, al final la situación es la misma: somos inmigrantes. Inmigrantes... sin importar si usted llegó con o sin dinero, no importa si usted habla inglés fluido, no importa si usted tiene familia o amigos, no importa si hay trabajo o no porque después de todas estas variantes y situaciones de la vida, usted y yo somos inmigrantes y estamos orgullosos de serlo. Siempre siéntase orgulloso de sí mismo. Usted, que decidió aventurar, conocer, arriesgar, trabajar. Usted que es un guerrero de la vida y un artesano del futuro... tenga la seguridad y fe de que habrá esperanza.

Hay que recalcar que  nos atrevimos a dar el gran paso y cambiar de país. Ahora que  ya estamos construyendo nuestro futuro, tenemos que atrevernos a cambiar, aceptar que cada país tiene su lado positivo y negativo, del cual hay que tomar ventaja. No olvidemos que emigrar es un cambio duro y doloroso que requiere un cambio de mentalidad, una buena actitud hacia nuevas posibilidades, un requerimiento del poder de aceptación a otros con sus creencias e ideas, así sean distintas a las nuestras. Porque decidimos emigrar hay que tomar la oportunidad de conocer y aprender todo lo que la cultura americana nos brinda. Si ya estás aquí, introdúcete en el idioma, trata de aprender, intégrate a la cultura americana, aprende a manejar el dinero, crea vida crediticia, sé responsable. No gastar de más y ahorrar el máximo que puedas te liberará de dolores de cabeza. Sé disciplinado, paciente, cuida tu salud, pero sobre todo atrévete a soñar y a atraer la realidad y futuro que tanto anhelas. 


45 Me alegra 23 Me gusta 18 Me enoja 18 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión