Fuente: EFE
10/23/2018

México, 23 oct (EFE).- Los medios mexicanos están inmersos en una ola de ajustes y despidos de más de 300 periodistas para adaptarse a la previsible reducción del 50 % en la publicidad oficial que aplicará el próximo presidente, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, como parte de su plan de austeridad.

A la crisis generalizada por la pérdida de suscriptores, audiencia y publicidad por el impacto de las nuevas tecnologías, sobre todo en periódicos y cadenas de televisión, se suma ahora el efecto del cambio de la administración federal y algunas estatales tras la victoria de López Obrador y su partido el pasado julio.

Mientras las empresas justifican los ajustes por la previsible caída en la publicidad oficial, fuentes de los trabajadores estiman que los medios no han sabido adaptarse a los desafíos del entorno digital y que utilizan ahora la excusa de la llegada de López Obrador al poder el próximo 1 de diciembre.

El Grupo Mac Multimedia, originario del estado de México y cuyos dueños (los hermanos Luis y Anuar Maccise) son cercanos al actual presidente, Enrique Peña Nieto, con la cadena por cable Efeckto TV, los diarios Reporte Índigo y Capital México, y Radio Capital, es una de las empresas más afectadas con el despido de 70 trabajadores en las últimas semanas.

Fuentes de los trabajadores de Efeckto TV estiman que a finales de año habrá más despidos ya que dejarán de publicar la versión impresa del periódico Capital México porque solo continuará la versión digital.

El periódico Milenio, que pertenece a Grupo Multimedios, de Francisco González, despidió a más de 100 trabajadores entre editores, redactores y reporteros, aunque algunas fuentes señalan que fueron 200 personas.

En un editorial, el Grupo Multimedios confirmó la salida del director editorial Carlos Marín, por lo que describieron como un "movimiento estratégico" para comenzar la reconversión digital.

El periódico Reforma, por su parte, ha prescindido de dos de las plumas más prestigiosas en el país.

El historiador Lorenzo Meyer informó en un mensaje en su cuenta de Twitter de la crisis del grupo dirigido por Alejandro Junco de la Vega, quien también prescindió del exconsejero presidente del entonces Instituto Federal Electoral (IFE), José Woldenberg, que ejercía como columnista en este periódico.

Meyer, un reconocido académico, lamentó el fin de su relación laboral con el periódico en cuyas páginas publicó durante más de 20 años su columna "Agenda Ciudadana".

El académico Raúl Trejo Delarbre explicó en Twitter que "los ingresos de Reforma dependen poco de la publicidad oficial. La rescisión de algunos de sus escritores más destacados, algunos de ellos lúcidos críticos de los excesos del poder, no pueden entenderse sino como resultado de una decisión política".

Según Delarbre existiría una estrategia de ajustes de personal por el importante recorte en la propaganda oficial, pero también por miedo a las represalias del Gobierno de López Obrador.

"Hay diarios que están haciendo ajustes, incluso con despidos de trabajadores y colaboradores, por anticipado temor a la anunciada disminución de publicidad oficial. Esas decisiones son propiciadas por el temor a la intolerancia del nuevo gobierno", advirtió.

Otro caso se produjo a los pocos días del triunfo electoral de López Obrador cuando renunció Rubén Cortés como director general del diario La Razón, de tendencia derechista, y uno de los más críticos con el ahora presidente electo.

Elia Baltazar, especialista en medios de comunicación y cofundadora de la Red de Periodistas de a Pie, explicó a Efe que no se puede atribuir solamente al recorte de publicidad el despido de periodistas, "ya que los medios no se prepararon para el cambio, ni para el modelo digital, ni los retos financieros".

Agregó que "en los medios no hay un libre mercado en el que se venda el mejor producto, la mejor información. Nunca los medios han tenido que competir, mientras en México había una transición democrática y todo cambiaba ellos seguían con su modelo de vivir de la publicidad oficial".

Según Baltazar, ahora que en el país habrá un cambio importante en el manejo de la publicidad, los medios se muestran incapaces de asumir su responsabilidad por su debilidad competitiva.

"Los dueños de los medios trasladan el costo de ese recorte de publicidad a las redacciones debido a que no les ha importado hacer periodismo. Un empresario que vive de hacer periodismo no despide a sus periodistas", añadió.

Para la especialista, los medios siempre se han sometido al poder, no importa qué partido ocupe la Presidencia.

"Los medios están acostumbrados a obedecer al presidente de turno. Están acostumbrados a alabar al poder. Serán lo necesariamente lisonjeros con Andrés Manuel López Obrador para obtener lo que necesitan".


21 Me alegra 22 Me gusta 21 Me enoja 20 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión