Fuente: Berenice Malagón
09/05/2018

Raleigh, N.C. a 4 de septiembre del 2018-El trabajo duro, el ahorro, la inversión y el valor de labrar un futuro propio es lo que caracteriza a Manuel García Santana, un hombre que comenzó en el campo y la construcción y que hoy es un empresario.

García llegó a Carolina del Norte en el año 1977. "En ese tiempo la gente venía sin ningún propósito. Para mí era como un paseo, vine a Estados Unidos para saber cómo era, estuve seis meses y luego me fui para mi casa, estuve allá tres meses y echaba otra vueltecita, hasta que a la tercera me quedé aquí y me casé", comenta en entrevista con La Conexión USA.

Según nos cuenta García trabajó entre 6 y 7 años cosechando tabaco y camote, luego se fue a la construcción por otros años más, hasta que le nació la idea de tener su propio negocio. "En mi casa sembraba chiles, tomates y se los vendía a la gente, y en ese entonces no había nada de tacos. Habían muy pocos hispanos, ya me había enfadado de comer hamburguesas y pollo; gracias a Dios que les gustaron mis tacos y comencé, ahora soy feliz vendiéndolos".

García relata que la aventura comenzó en 1988, "comencé con una pequeña trailita, luego compre otra y otra".  Al día de hoy, García junto con sus 4 hijos y su esposa tienen 6 camiones de comida distribuidos por varias zonas de Carolina del Norte. "Mi patrón quería que yo regresara a la construcción los 7 días de la semana, mi esposa cocinaba para vender sábado y domingo. Era muy matado trabajar los siete días y luego venir a vender tacos, así que me decidí y aposté todo por mi negocio".

El hoy empresario entrega un consejo a aquellos que quieren emprender su propio negocio: "Les digo que no se desesperen y que le echen ganas. Que trabajen, que cuiden su dinero, que no lo malgasten y que lo inviertan. Primero no va a haber dinero, porque lo que se gana, tienen que invertirlo e invertirlo. Yo por dos años no pude gastar dinero del negocio porque lo iba invirtiendo e invirtiendo. Si me lo hubiera gastado, me hubiera quedado con un solo camión de comida, pero decidí ahorrar y comprar más, así es como se logra".

Originario del estado de Guerrero, en México, García nos cuenta que se siente feliz de su prosperidad en los Estados Unidos, sin embargo, como él lo afirma, "es duro estar lejos". Los ojos de García se humedecen; toma un respiro y envía un mensaje a su madre y familiares allá en tierra caliente: "los quiero mucho y nunca los olvido".


23 Me alegra 21 Me gusta 21 Me enoja 19 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión