Fuente: EFE
05/20/2018

Túnez, 20 may (EFE).- Maya Jribi, la primera mujer que dirigió un partido político en el mundo árabe y pionera de los derechos femeninos en el norte de África, murió anoche a los 58 años de edad tras padecer una larga enfermedad que le había obligado a abandonar la actividad pública en 2017, informó la familia.

Nacida en 1960 en el puerto de Sfax, capital económica de Túnez, Jribi comenzó su carrera política en la universidad, donde se unió a los movimientos estudiantiles mientras estudiaba la carrera de biología.

Fue en aquella época cuando en compañía de Ahmad Nejib Chebbi fundó la Asamblea Socialista Progresista, un partido de corte laico y liberal que fue legalizado en 1988, cinco años después de su fundación, y renombrado en 2001 como Partido Democrático Progresista (PDP).

Ya bajo la dictadura de Zinedin el Abidin ben Ali, Jribi se sumó a la Liga Tunecina de Defensa de los Derechos Humanos, organización que en 2014, y tras la revolución que acabó con la tiranía, fue galardonada con el premio Nobel de la Paz.

Preocupada por el desarrollo y empoderamiento de la mujer, y miembro de asociaciones de lucha contra el cáncer, en 2006 sucedió a Chebbi al frente del PDP y se convirtió así en la primera mujer en dirigir un partido político en el mundo árabe.

En octubre de 2011, ya sin el peso de la dictadura, esta pionera de los derechos políticos de las mujeres logró acta de diputada en las primeras elecciones legislativas celebradas en libertad en Túnez como representante del distrito de Ben Arous, una zona obrera de la periferia sur de la capital.

Desde entonces, mantuvo su actividad política con reconocimiento personal en la sociedad -el PDP es uno de los partidos marginales de Túnez- hasta que en 2017 anunció su retirada a causa de una enfermedad.

Nada más conocerse su deceso, la ministra de Asuntos para la Mujer, Neziha Abidi, anunció que la gran sala de reuniones ministeriales se llamará a partir de ahora "Sala Maya Jeribi", uno de los muchos homenajes que la política ha comenzado a recibir.

"Si los políticos son fuertemente criticados (a menudo con razón, a veces erróneamente), Maya Jribi es una de las pocas voces que despierta respeto y admiración por parte de todos", escribía hoy el columnista Nessim Ben Gharbia.

"Tributan su memoria desde Nidaa Tounes (partido en el Gobierno) a los islamistas (Ennahdha), la familia centrista del movimiento socialdemócrata y la izquierda", subrayaba en las páginas del diario digital Businessnews.

"Debe decirse que el activista ha logrado imponer respeto por su integridad y su feroz lucha por principios nobles como la democracia, los derechos humanos, la igualdad y la justicia" concluía horas antes de un entierro multitudinario que congregó a lo más granado de la política tunecina.


19 Me alegra 20 Me gusta 21 Me enoja 19 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión