Fuente: Berenice Malagón
01/27/2018

Raleigh, N.C. 27 enero 2018-Santuario para todos en Carolina del Norte, es lo que la tarde de hoy han pedido decenas de activistas en pro de los derechos de los inmigrantes. Al menos 4 inmigrantes se encuentran recluidos en recintos religiosos en Durham y Raleigh para no ser deportados a sus países de origen.

El Pastor José Chicas, es uno de ellos. Durante más de 7 meses, el pastor ha permanecido en una pequeña habitación en las instalaciones de la St. John's Missionary Baptist Church en Durham. 

La iglesia en Durham ha fungido como Santuario para el Pastor, desde el 27 de junio, fecha en que por una orden final de deportación por parte de la agencia federal de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés),  debería haber tomado un vuelo de regreso a El Salvador, su país de origen.

Sandra Marquina, esposa del Pastor José Chicas comparte con La Conexión USA: "Hay más posibilidades de que lo deporten porque nadie nos está apoyando. Ahorita solo tenemos el apoyo de la comunidad, pero los legisladores nada." 

A punto de comenzar la caminata hacia el Capitolio, la señora Marquina asegura que ha tocado puertas con varios representantes a nivel estatal, pero que nadie atiende su solicitud. "North Carolina es un estado muy difícil para los hispanos y eso lo han demostrado porque ni siquiera una cita me han querido dar en la oficina de Thom Tillis y por eso el caso de mi esposo se ha tornado más difícil".

De acuerdo con palabras de su esposa, el pastor permanece seguro y con alimentos pero se encuentra triste y enfrentando con fe una situación cada día más insostenible. 
Al igual que el Pastor Chicas, otros inmigrantes indocumentados de origen hispano se encuentran en santuario como Samuel Oliver-Bruno, Juana Ortega y Elíseo Jiménez, para los que la comunidad hoy ha pedido su liberación.

En abril del 2017, el senado de Carolina del Norte aprobó un proyecto de ley para sancionar aquellas ciudades que fungieran como santuarios. La sanción económica  repercutiría en disminución de financiación e ingresos para diversos rubros por un total de $ 337 millones en todo el estado. La sanción para el condado de Wake, por ejemplo, sería de $ 3.9 millones por violar la prohibición estatal de ciudades santuario del 2015. Raleigh perdería $ 23 millones y las Universidades públicas que violan las leyes de inmigración también enfrentarán sanciones. 

Este proyecto de Ley Senatorial 145 se encuentra en el comité de Finanzas de la Cámara y en tanto es enviado a otro comité para su aprobación o no, algunas iglesias del estado se han pronunciado a favor de ser Santuarios donde los inmigrantes indocumentados no solo permanezcan seguros, sino que puedan obtener apoyo y asesoría legal con el objetivo de detener su deportación y la separación de sus familias.


88 Me alegra 84 Me gusta 84 Me enoja 81 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión