Fuente: EFE
09/07/2017

Foxborough (Massachusetts, EE.UU.), 7 sep (EFE).- La acción oficial de la temporada regular de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) llega con el partido inaugural que van a protagonizar los Patriots de Nueva Inglaterra, actuales campeones del Super Bowl, y grandes favoritos a revalidarlo, ante los Chiefs de Kansas City.

Los Patriots tendrán como primera prueba de fuego en esa defensa a los Chiefs a los que reciben en su estadio de Gillette Stadium, que presentará en sus gradas en el primer gran lleno.

Primero con el que quieren apoyar a su equipo ante uno de los rivales directos y más potentes que tendrán dentro de la Conferencia Americana (AFC).

Aunque la rivalidad reciente entre ambos equipos no es mucha, sí existen un par de episodios relativamente cercanos que no pintan necesariamente bien para los actuales campeones del Super Bowl, que ganaron el pasado febrero en Houston.

A meses de haber caído en el Super Bowl ante los Giants de Nueva York, en el 2008, tras completar una temporada regular perfecta, los Patriots también abrieron la campaña ante los Chiefs.

A mediados del primer periodo, el profundo Bernard Pollard golpeó al mariscal de campo Tom Brady en la rodilla, acabando con su temporada.

Aunque los Patritos acabaron con marca de 11-5 --incluyendo un triunfo de 17-10 sobre Kansas City-- de la mano del entonces pasador suplente Matt Cassel, no fue suficiente para meterse a la postemporada, aquella campaña sigue siendo la única desde el 2003 en que el equipo de Nueva Inglaterra no pudo disputar los playoffs.

Más recientemente está el duelo de la Semana 4 del 2014, un "Monday Night Football" en que los Chiefs humillaron en casa al equipo de Nueva Inglaterra.

Brady lanzó para apenas 159 yardas y un touchdown contra dos interceptaciones en lo que terminó siendo una paliza de 41-14 que tuvo a comentaristas y analistas preguntándose si el legendario mariscal de campo de los Patriots estaba acabado.

Sin embargo, la temporada concluyó con otro triunfo de los Patriots en el Super Bowl, y el cuarto de cinco anillos de campeonato para Brady.

Precisamente, Brady, a sus 40 años, no sólo no está retirado sino que buscará un sexto anillo de Super Bowl y sigue siendo más líder que nunca dentro del equipo con un equipo que recuperan al ala cerrada Rob Gronkowski, luego de que se perdiera por lesión la mayor parte de la pasada temporada.

Pero también han sufrido la baja del receptor abierto Julian Edelman, que no podrá jugar en todo el año después que se fracturó el ligamento anterior cruzado en partido de preparación.

El ataque renovado de los Patriots cuenta con varios jugadores nuevos como son el receptor abierto Brandin Cooks y a los corredores Mike Gillislee y Rex Burkhead.

Mientras que en el apartado defensivo, los nuevos integrantes son el apoyador David Harris y al esquinero Stephon Gilmore, estelares en sus respectivos equipos previos, los Jets de Nueva York y los Bills de Buffalo, ambos rivales directos de los Patriots en su división.

Los Chiefs, también tendrán ante si una temporada con cambios importantes, dado que por primera vez desde el 2008, Jamaal Charles no estará en la ataque ofensivo del equipo, luego de firmar con los Broncos de Denver.

Charles se había visto muy disminuido por lesiones en las campañas recientes, participando en apenas ocho encuentros de las últimas dos temporadas combinadas, pero era reconocido como uno de los rostros de la franquicia.

Su heredero Spencer Ware, quien iniciara 14 encuentros el año pasado, tampoco estará a disposición de los Chiefs luego de romperse dos ligamentos de la rodilla derecha en pretemporada.

Eso deja al novato de tercera ronda, Kareem Hunt, como el favorito para cargar con el peso del ataque terrestre de los Chiefs durante todo el año.

Los Chiefs tampoco contarán con el receptor abierto veterano Jeremy Maclin, quien fuera cortado en el receso de temporada. El ataque aéreo comandado por el mariscal de campo Alex Smith deberá depender de manera especia de la producción de los jóvenes receptores abiertos Tyreek Hill y Chris Conley.

También el ala cerrada estelar Travis Kelce, de quien se dice es lo más parecido a "Gronk" que existe en la competición de la NFL, deberá tener al máximo.

El apoyador Justin Houston es otro que vuelve a la acción tras una temporada corta del 2016 debido a las lesiones y su presencia será clave a la hora de competir en partidos importantes como el duelo ante los Patriots, donde cuentan con un mariscal estelar.

Pero también habrá duelo, y será intenso, en el apartado técnico con la presencia de los entrenadores en jefes de ambos equipos, encabezados por Bill Belichick, de los Patriots, considerado como el mejor de todos los tiempos, frente a otro legendario como es Andy Reid, que también está entre los mejores de la NFL.

Cierto que se tratará del partido inaugural de la temporada 2017-18, pero los Patriots son conscientes que un triunfo los dejaría más favoritos a revalidar el título de campeones de lo que ya lo son sin haber comenzado las acciones en el emparrillado.


20 Me alegra 21 Me gusta 19 Me enoja 19 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión