Fuente: Berenice Malagón, alibertad@laconexionusa.com, foto cortesía
09/01/2017

Burlington, N.C. 31 agosto 2017-Una familia de mexicanos que radica en Burlington, Carolina del Norte, ha denunciado a través de La Conexión y otros medios de comunicación locales, que han sido víctimas de hostigamiento policial por parte de oficiales de la DEA y el FBI.

Presuntamente, los oficiales han tratado en al menos 3 ocasiones que Rafael A. declare como único testigo sobre un asesinato ocurrido a un hombre mexicano de Burlington a manos de dos afroamericanos en 2014. 

Ante la negativa de Rafael A. a declarar sobre el caso, policías del condado de Alamance, oficiales de la Ciudad de Burlington, e incluso de la DEA y el FBI, se presentaron a bordo de 12 patrullas en el domicilio de la familia Macedo, el día 30 de agosto, alrededor de las 9AM, para realizar un cateo, que de acuerdo a la señora Macedo se realizó fuera del protocolo legal. "Ellos tocaron la puerta, mi hija abrió y ellos se metieron a la casa sin una orden de cateo. Se pusieron a revisar toda la casa, fueron al jardín, hasta el monte para revisar todo. Sacaron a mis hijos, ni siquiera se detuvieron por el bebé de mi hija que estaba ahí". De acuerdo a la Sra. Macedo no fue sino a mitad del operativo que un oficial se presentó con la orden de cateo. "Para ese momento ya habían revuelto todo. Dejaron la casa de cabeza".

Irregularidades en el Operativo:
En el operativo, una de las patrullas chocó con un transformador afuera de la casa de la familia mexicana dejándolo inservible. "Dijeron que el oficial que chocó ya era mayor y no lo vio. Ellos mismos hablaron a Duke Power para que arreglaran el transformador, pero al poco rato que lo repararon nos volvimos a quedar sin luz", indicó la Sra. Macedo. "En un principio ellos nos amenazaron, que no nos van a dejar en paz hasta que mi hijo declare en contra. Después se sintieron culpables o se dieron cuenta que violaron el protocolo y se disculparon, pero no se vale tratarnos como criminales. Que nadie se calle este tipo de injusticias", añade.

Durante la incursión en la casa de la familia Macedo los oficiales encontraron 4 armas de fuego, 2 pistolas y 2 rifles. Tres de las armas no contaban con registro. "Mi hijo compró las armas en <<la pulga>>, armas quemadas les dicen, pero únicamente para nuestra protección", indicó la Sra. Macedo. La policía incautó las 4 armas, e imputó cargos a Rafael A. por posesión de 3 armas de fuego, mismas que de acuerdo a las autoridades encontraron como robadas. 

El joven Macedo fue llevado al Centro de Detención de Alamance la noche del miércoles, donde permaneció menos de una hora gracias a que sus padres pagaron una fianza para su liberación de $30 mil dólares. Aunque el muchacho fue dejado en libertad, varias cosas de sus pertenencias, entre ellas teléfonos celulares no le fueron regresados sin ninguna explicación aparente. "Se imagina lo que es que le metan a un hijo a la cárcel solo porque él no quiere declarar como testigo?. Los policías ya nos habían amenazado que si mi hijo no declaraba nos iba a ir peor, a mis hijos les dijeron que si no declaraba Rafael me iban a deportar, se metieron sin una orden de cateo a mi casa para buscarle algo a mi hijo, para inculparlo, pero él tiene el derecho de no declarar sino quiere".

Cita en la Corte:
A las 2PM del 31 de agosto, Rafael A. se presentó en la Corte, donde pidió ser defendido por un abogado particular y el juez le dio una nueva cita para el 20 de septiembre a las 9AM. Será entonces, cuando la abogada Keisha D Blueford defenderá al joven Macedo por los cargos que se le imputan.

En tanto, la familia Macedo está solicitando justicia y apoyo por parte de la comunidad y los medios de comunicación. "Mi hijo es un buen muchacho, terminó sus estudios y hasta tiene una carrera técnica como policía. Algunos lo implicaron con el cartel de Sinaloa, pero eso no es verdad. Mi hijo nunca ha ido a México, ni siquiera tiene pasaporte. Le han afectado la vida en el plano emocional, pero también en el laboral. Quiero que todo se aclare".

Rafael A. por su parte, no quiso dar ninguna declaración excepto decir que no quiere problemas y que no tiene nada que esconder.

El Condado de Alamance tiene fama por ser un punto de partida de narcóticos. El Sheriff Johnson, ha declarado a algunos medios de comunicación que esto se debe a la ubicación geográfica del condado y a sus rutas interestatales, así como a las rutas secundarias. 

Las autoridades también han dicho en el pasado, saber de la presencia del cárteles que ocultan importantes cantidades de marihuana, cocaína y metanfetamina en casas circundantes, para luego transportarlas hacia el noreste y el medio oeste del país.

En los últimos años, la DEA capturó millones de dólares de drogas y condenó a cerca de 100 traficantes en la zona.  


132 Me alegra 130 Me gusta 129 Me enoja 130 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión