Fuente: Alexa M. Mieses, MD, MPH PGY-1, Department of Community and Family Medicine
04/13/2017

El Trastorno del Espectro Autista (TSA) incluye una lista de condiciones en las cuales los individuos tienen dificultades relacionados a habilidades sociales, comportamiento repetitivo, diálogos y  comunicación no verbal. TSA empieza antes de la edad de 3 años, y es una condición de por vida. Los signos pueden incluir la pérdida de habilidades obtenidas previamente durante el desarrollo ( por ejemplo, el habla y habilidades del lenguaje) y problemas sociales ( por ejemplo, contacto visual pobre) sensibilidad a las sensaciones  ( reaccionando de una manera inusual a las texturas, olores o sabores) y comportamiento repetitivo ( por ejemplo manos agitadas repetidamente ).

El Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) estima que 1 de cada 68 niños tiene (TSA). El Autismo es también más común en los niños varones más que en niñas. TSA afecta individuos de todas las descendencias. Sin embargo, CDC encontró un índice menor de Autismo entre los hispanos. Esto puede darse al hecho de que TSA es más difícil de detectar en niños hispanos ya que la mayoría de las herramientas de diagnósticos son en inglés y basadas en normas culturales americanas.

Hay diferentes tipos de Autismo que caen dentro del grupo del TSA y se distancian de una pequeña discapacidad del funcionamiento diario que debilitan y retrasan su desarrollo. TSA  es causado por una combinación de genética e influencias medioambientales. Científicos y Doctores no han podido descifrar una causa específica sobre la causa de Autismo.

Hace años que profesionales médicos quisieron saber si el TSA era el resultado de que los niños hubieran recibido vacunas para el Sarampión, Paperas y Rubéola (conocido como triple viral SRP en español) esta fue una pregunta válida ya que el número de niños que estaban siendo vacunados fue aumentando al igual que el número de casos de Autismo. Sin embargo, numerosos estudios bien realizados han mostrado que no había diferencias en la incidencia de Autismo entre los niños que fueron vacunados, niños que no fueron vacunados, y niños que fueron vacunados en un itinerario más despacio que lo típico o normal. Los científicos también han estudiado una vacuna llamada thimerosal, la cual contiene mercurio. Este elemento tampoco  fue asociado con Autismo. En otras palabras: las vacunas no causan Autismo.

Mientras que el Autismo nunca se termina, la aplicación temprana de intervenciones y educación, lenguajes y habilidades sociales pueden mejorar el desenlace y desarrollo de los niños con TSA. Si usted o alguien quien usted conoce puede estar interesado acerca del Autismo, puede encontrar más información sobre esta enfermedad en.  WWW.AutismSpeaks.org,  o programe una cita con su médico familiar. 


35 Me alegra 33 Me gusta 30 Me enoja 33 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión