" /> La directora de un club feminista de Nueva York dice que la campaña es un "toque de atención"

Fuente: EFE
10/29/2016

Nueva York, 29 oct (EFE).- La directora ejecutiva del histórico Women"s City Club (WCC) de Nueva York, Jacqueline M. Ebanks, afirmó hoy que la campaña electoral en EE.UU. ha sido "un toque de atención" para las mujeres del país y sus derechos.

En una entrevista con Efe, Ebanks, quien preside la organización centenaria que ayudó a promover el sufragio femenino en la ciudad hace casi un siglo (1917), apuntó que el "vocabulario chocante" hacia las mujeres escuchado en campaña debe llevar a la reflexión.

"Es un toque de atención hacia qué democracia queremos tener. Debería ser una democracia inclusiva, en la que la gente de color, las mujeres, los inmigrantes, todos, tengan un papel que jugar", señaló Ebanks, quien insiste en el carácter neutral de la organización de cara a las elecciones.

Pese a ello, la directora del WCC se muestra "entusiasmada" ante la posibilidad que una mujer, en este caso la candidata demócrata Hillary Clinton, pueda llegar a convertirse en la primera presidenta de la historia de EE.UU.

"Estamos contentos pero también somos realistas", apuntó la directora, quien explicó que "las mujeres saben lo duro y lento que es conseguir acabar con las desigualdades".

Ebanks no se atrevió a decir que Clinton haya propulsado una nueva ola de feminismo en el país, pero sí señaló que ha aportado "más visibilidad" a la desigualdad entre hombres y mujeres.

La directora del WCC, que nació en Jamaica "cuando las mujeres no tenían derecho a conducir un autobús", destacó la oleada de restricción de los derecho reproductivos que se vive en EE.UU. como muestra del paso para atrás que se vive en los derechos de las mujeres en el país.

"Algunos asuntos que parecían superados no lo están. No podemos hacer que cada generación tenga que repetir la lucha", apuntó.

Preguntada sobre si las mujeres han salido con los años peor paradas con la incorporación al mercado de trabajo y la obligación de ser "supermujeres" capaces de llevar la familia y la profesión adelante, Ebanks apuntó que "digan lo que digan, las mujeres hoy por hoy viven mejor y tienen más derechos que sus madres y abuelas".

"Nuestras vidas no son peores. Quizá la peor parte es que crecimos con la promesa que lo podíamos tener todo y la realidad es que eso no es tan sencillo (...) A mi me gusta decir que lo podemos tener todo, pero no todo a la vez", apuntó.

Como principal caballo de batalla para esta generación, destacó la conciliación laboral, un asunto complicado en Nueva York y el resto de un país en el que salvo convenio que lo mejore, las mujeres tienen dos semanas de baja de maternidad remunerada, lo que lleva a muchas madres ha dejar por un tiempo su trabajo sin garantía de poder volver.

"Las mujeres todavía tenemos que pagar un precio extra por avanzar en nuestra carrera", señaló Ebanks, quien apuntó que las empresas "deben dejar de penalizar a la mujer por ser madre".

Dijo que la conciliación es asunto "global" y que la ciudadanía debe movilizarse para conseguirla porque "criar a la nueva generación es un bien para la sociedad que no debe castigarse".

"Seguramente sea realista pensar que la persona que tiene el hijo o su pareja debe poder tomar un tiempo y luego regresar como ocurre en países europeos como Suecia, sin consecuencias", señaló.

"Por suerte cada vez más hombres son conscientes y viven con normalidad que si son ellas las que ganan más ellos pueden quedarse en casa", señaló.

El WCC, fundado en 1916, fue uno de los primeros clubs feministas del país, en la considerada primera ola del feminismo en EE.UU., a la que seguiría otra en la década de los sesenta, y en la actualidad se dedica también a otros asuntos sociales como la vivienda o la educación en Nueva York.


42 Me alegra 56 Me gusta 39 Me enoja 49 No me gusta

Bienvenido a LaConexión