Fuente: El Pueblo
08/04/2016

Me dio mucha tristeza leer en junio de un evento en apoyo a la HB 2—una tristeza que sirvió para aumentar la tristeza que ya sentía después de haberme enterado de la masacre de nuestros hermanos, hermanas y hermanxs* LGBTQ (lesbiana, gay, bisexual, transgénero, queer) en la discoteca Pulse de Orlando. Entre las víctimas de este acto de violencia y odio había muchos miembros de la comunidad latina, ya que estaban celebrando una noche de baile y convivencia con música latina. Como directora de una organización que acompaña a la comunidad latina en su lucha por un cambio social positivo, me afectó mucho el ver que después de este acto de terror, miembros de nuestra comunidad pudieron siempre aparecer en la legislatura para apoyar una ley tan divisiva y destructiva para nuestro estado.
La HB 2 ha sido impulsada por una retórica de "peligro" basada en estereotipos de la comunidad transgénero. La provisión más conocida de esta ley requiere que las personas usen el baño que corresponda al sexo documentado en su acta de nacimiento, sin importar la identidad de género con el que se identifica la persona ahora. Las personas que estaban siguiendo el debate sobre la ley anti-inmigrante HB 318 el año pasado tal vez se acuerdan de una retórica muy parecida que fue utilizada para crear miedo en contra de la comunidad indocumentada. En el caso de la HB 318, decían mentiras como: "los inmigrantes indocumentados son unos 'criminales' que están aquí para destruir el estilo de vida de otros residentes de Carolina del Norte." Nos cuentan mentiras en vez de un reconocimiento de todo lo positivo que contribuye la comunidad indocumentada a nuestro estado. En el caso de la HB 2, dicen ahora que las personas transgénero son unos "criminales" que están aquí para poner en peligro a las personas que usan baños públicos de Carolina del Norte. Nos cuentan mentiras en vez de reconocer todo lo positivo que contribuye la comunidad transgénero a nuestro estado. Como personas que amamos la justicia, tenemos una seria responsabilidad de no quedarnos calladas cuando un grupo marginalizado es atacado con mensajes falsos.
Además de la provisión sobre los baños, la HB 2 tiene otra provisión que prohíbe que las municipalidades locales pasen un sueldo mínimo que sea más generoso que el sueldo mínimo del estado de $7.25 la hora. Hasta recientemente, también tuvo otra provisión que eliminó oportunidades bajo la ley estatal para que empleados quienes han sido despedidos por su raza, religión, color, origen nacional, edad, sexo o incapacidad puedan reclamar la discriminación que experimentaron. Estas provisiones han afectado a todo el estado y sirven como un golpe bajo a la comunidad trabajadora, lo cual incluye a muchos miembros de la comunidad latina. Desafortunadamente, muchas personas ni siquiera han escuchado de estas provisiones, porque la retórica de miedo ha sobrepasado un debate honesto sobre esta ley.
La comunidad latina es diversa e incluye muchas personas LGBTQ y también muchas personas de fe cristiana que a lo mejor sienten que su religión les enseña lecciones que van en contra de la comunidad LGBTQ. Uno de los retos más fuertes para El Pueblo como organización es lograr vivir nuestros valores de diversidad e inclusión cuando hay personas que tienen diferencias de opinión basadas en temas importantes como la identidad y la fe religiosa. Tratamos de establecer normas de conducta, acuerdos grupales y oportunidades para compartir las opiniones de forma respetuosa, pero no siempre tenemos éxito en crear nuestra visión de una comunidad justa e igualitaria donde todas las personas sean valoradas, respetadas e integradas. No hay respuestas sencillas para El Pueblo ni para nuestro estado. Lo que sí nos queda claro es que la retórica de miedo y peligro que ha impulsado tanto la HB 2 como la HB 318 está perjudicando a nuestra comunidad y jamás nos llevará a una solución.
* El Pueblo está incorporando el término latinx y la letra "x" en nuestras comunicaciones para incluir a personas quienes no se identifican con un género femenino o masculino. Latinx es cualquier persona de origen latino la cual no se tiene qué identificar como hombre o mujer. También es para aquellas personas que a través de sus vidas han cambiado de género. Añadiéndole la "x" no especifica el género de la persona.
De acuerdo con Feeding America, 1 de cada 5 niños en los EE.UU. no tienen alimento para realizar su próxima comida. El hambre es especialmente devastadora en la infancia - los estudios demuestran que una nutrición adecuada es fundamental para el desarrollo físico, emocional y cognitivo de un niño. El problema es especialmente agudo durante los meses de verano cuando los niños en situación de riesgo no tienen acceso a los programas de almuerzo escolar regular.


68 Me alegra 63 Me gusta 66 Me enoja 66 No me gusta

Bienvenido a LaConexión