Fuente: Amada Libertad
05/24/2016

Raleigh, NC 19 mayo 2016- Desde las 9 de la mañana y hasta pasado el mediodía del miércoles, un grupo de estudiantes indocumentados, en compañía de miembros de la comunidad hispana y representantes de organizaciones comunitarias a favor de los derechos de los inmigrantes, hicieron acto de presencia en la Asamblea General, para solicitar a legisladores de Carolina del Norte, que sean considerados como residentes para el pago de sus matrículas universitarias.
Durante el acto de presencia, tocaron la puerta con varios legisladores para solicitar su apoyo a la HB-1081, proyecto de ley propone que dichos estudiantes sean considerados como residentes de Carolina del Norte para el pago de sus estudios universitarios.
Actualmente, los estudiantes que no cuentan con un estatus legal en los Estados Unidos, aunque hayan vivido en el estado por más de 8 años, pagan las colegiaturas en promedio 3 veces más altas que los costos de educación universitaria que paga un residente.
"Con la aprobación de la HB-1081 se abriría un rayo de esperanza para los estudiantes indocumentados." El acceder a costos igualitarios significaría para algunos de ellos, cumplir la meta de asistir a la Universidad, con apoyos económicos y becas locales", señaló para La Conexión Mike Figueroa, coordinador del grupo de jóvenes El Pueblo.
A las 11:45 de la mañana, como una manera simbólica de decretar sus deseos de superación, alrededor de 20 jóvenes hispanos, algunos de ellos con toga y birrete, participaron en una ceremonia de graduación para estudiantes indocumentados, "Undocugraduation Tuition".
Los estudiantes recibieron un diploma por haber concluido su bachillerato y hablaron públicamente de sus planes para estudiar en la Universidad, bajo el escenario de que aprueben la HB-1081 y que cumplan con los requisitos para aplicar al programa.


295 Me alegra 318 Me gusta 304 Me enoja 300 No me gusta

Bienvenido a LaConexión