Skip to main content

Transformación y desarrollo de la mano de los hispanos

September 5, 2012

Trabajadores Latinos construyeron los principales escenarios donde se lleva acabo la Convención Demócrata Nacional

Los trabajadores de la construcción, el hondureño Mario López (izq.) y el mexicano Rafael Rangel, hablan durante un descanso el pasado 22 de agosto de 2012, en el terreno de un proyecto que se está realizando en Charlotte /EFE

CHARLOTTE- Cuando los más de 35.000 delegados, periodistas y visitantes llegaron a Charlotte para la Convención Nacional Demócrata (DNC), encontraron el centro de una ciudad moderna y próspera, que se edificó con el trabajo de los hispanos.

FUERZA LABORAL EN AUMENTO

En 2000, el Censo reportó la presencia de 59.849 hispanos en Charlotte, el 11 por ciento del total de la población de la ciudad, y diez años después 95.688 (13 por ciento).
Según estadísticas de la Oficina de Asuntos Hispanos/Latinos de la Gobernación, entre 2000 y 2010, la fuerza laboral de Carolina del Norte creció 22 por ciento, y los hispanos representaron el 35 por ciento de ese aumento.

Un estudio de la Universidad de Carolina del Norte-Chapel Hill en 2006 reveló que los trabajadores hispanos de la construcción llegaron al 33 por ciento ese año.

Por Alexandra Vilchez

Tanto el Time Warner Arena, lugar de reunión de delegados, como el Centro de Convenciones, centro de operaciones de los medios de comunicación y el estadio Bank of America, donde el presidente Barack Obama ofrecerá el discurso de aceptación de la nominación de su partido, fueron construidos mayoritariamente por obreros latinos.

El casco central de la metrópolis, catalogada como la nueva “frontera del sur del país”, con 751.087 habitantes, está llena de rascacielos, centros culturales, comerciales, oficinas, museos como el Salón de la Fama de NASCAR, restaurantes, edificios de habitación, arena de baloncesto, y estadio de fútbol americano.

Llegaron de todas partes, como es el caso de Víctor Alfonso Gutiérrez, oriundo del Puerto de Veracruz (México), quien escuchó de un amigo que había “mucho trabajo” en una ciudad de la Unión Americana, localizada a 2.000 millas de allí. Fue así como hace 12 años, este mexicano decidió probar suerte y buscar el Sueño Americano en la Ciudad Reina, que en aquella época comenzaba a edificar sus proyectos más significativos.

“He trabajado en las construcciones más grandes de Charlotte. En el estadio del equipo de fútbol americano de las Panteras, la arena de baloncesto de los Bobcats, el edificio del Banco de América, entre otros. Nosotros levantamos principalmente los rascacielos del centro de la ciudad”, apuntó a Efe el mexicano.

Otros llegaron a pasar unas vacaciones, como sucedió con el también mexicano Rafael Rangel hace doce años, que tenía un cuñado viviendo en Charlotte y decidió quedarse al considerar que sus hijos obtendrían una mejor educación en la ciudad. /EFE

Publicidad:

Premium Drupal Themes by Adaptivethemes
[/codefilter_code]