Skip to main content

Niño argentino lucha por continuar su proceso de recuperación

August 15, 2012

Laurato se recupera después de un trasplante de médula

Lautaro recibió un trasplante de médula en el Hospital Infantil de Duke /W.G

Para AYUDAR

Ronald McDonald House generosamente proporcionará vivienda a Lautaro y su mamá, pero todavía tienen muchos gastos.
Lautaro necesita atención de seguimiento de Duke, incluida la medicina que evita que su cuerpo rechace la médula donada.
Los costos estimados son superiores a $ 100.000.
Usted puede ayudar haciendo una donación a The Children's Organ Transplant Association (COTA) http://www.cotaforlautaroj.com

DURHAM- La familia de un niño que llegó desde Argentina para recibir tratamiento un tratamiento médico que no realizan en su país, está adelantando una campaña para recolectar fondos que permita ayudar a cubrir los gastos de manutención y recuperación, durante el año que deberán permanecer en el país, tiempo que dura el proceso.

Por Walter Gómez

Si bien los gastos hospitalarios de $1.095.000 fueron cubiertos, gracias a una campaña solidaria que se llevó a cabo en Argentina, ahora Lautaro necesita la colaboración de la comunidad de Carolina del Norte para seguir con los controles y tratamientos cuyos costos son superiores a 100 mil dólares.

“Necesitamos que colaboren con lo que puedan. Hay una fundación, The Children’s Organ Transplant Association (COTA), que es una organización benéfica dedicada a organizar y orientar a comunidades en recaudar fondos para los pacientes que recibieron trasplantes que abrieron una página para Lautaro, www.cotaforlautaroj.com, donde se puede hacer las donaciones”, sostuvo a La Conexión, Verónica de Pablo, mamá de Lautaro. “También, estamos planeando poner alcancías en ciertos puntos”, dijo.

Lautaro fue diagnosticado con Leucodistrofia Metacromática, una rara enfermedad degenerativa, que disminuye la funcionalidad de los sentidos (vista, audición, gusto, olfato, tacto) y la capacidad cognoscitiva, hasta que el paciente se suma en un estado vegetativo y fallece. Gracias a un trasplante de médula realizado en el Hospital Infantil de Duke,  ya se encuentra en plena recuperación y esta semana será dado de alta y trasladado a una habitación especial la casa en Ronald McDonald.

LAUTARO SE RECUPERA

Luego del transplante realizado el 26 de junio que tuvo a su hermana mayor, Guadalupe, como donante, Lauti, como lo llaman cariñosamente, da buenos pasos en su recuperación. “Tiene una evolución increíble. Nunca dejó de ser él. Estamos felices de encontrar el mejor lugar en el mundo para Lautaro, donde el transplante se pudo realizar y así detener el avance de esta enfermedad”, explicó Verónica.
Si todo marcha como está planeado, en un año, Lautaro tendrá su alta definitiva y  junto a su mamá emprenderán el regreso a casa. “Lauti requiere muchos cuidados especiales, su sistema está débil y no creemos que pueda afrontar un resfrío antes de los seis meses. Él va continuar a diario en controles y contará con asistencia de terapeuta en lo físico y ocupacional. Luego de la alta definitivo, el médico nos dijo que debe regresar, de por vida, una vez al año para llevar a cabo un control clínico”, indicó Verónica.

LEUCODISTROFÍA METACROMÁTICA (LMD)

Poco se sabe, como dicen los especialistas  de esta “rara” enfermedad que fue diagnosticada en Lautaro el 28 de diciembre 2011. “Observé una baja en su rendimiento escolar. No tenía ganas de hacer la tarea, no se concentraba o prestaba atención. Cosas que había aprendido hacia dos días se las olvidaba y luego las recordaba. Algo muy extraño”, recordó Verónica, quien es docente de profesión.

Primero, fue tratado por una psicopedagoga y al no tener avances y aparecer una serie de problemas, entre otros, como dificultad para abotonarse la camisa; la profesional lo derivó a un psiquiatra infantil. “El doctor primero pensó que podía tratarse del síndrome de Tourette, y nos recomendó hacer un estudio con una neuróloga, donde luego de una resonancia magnética apareció una mancha en la sustancia blanca del cerebro compatible con la LMD que es la enfermedad que tiene Lautaro”, relató Verónica. 

UNA ESPERANZA EN DUKE

Sin tiempo para perder, la familia recibió una recomendación de un doctor de Italia para contactar a Hospital Duke por contar con un programa adecuado para este tipo de casos. “Buscamos el correo de la directora Joanne Kurtzberg, le escribimos y le enviamos un video de Lautaro. Al otro día nos contestó y nos dijo que era candidato a realizar el transplante”, recordó.

Si bien el costo del proceso le generaría escalofríos a cualquiera, $1.095.000, la vida de un hijo no tiene precio, y una campaña se lanzó inmediatamente en todo el territorio argentino. “El 24 de febrero 2012 nos respondieron, el 8 de marzo iniciamos la campaña y en tres meses juntamos el dinero. El 5 de junio llegamos a Carolina del Norte y el 19, el día que Lautaro cumplió años iniciamos el tratamiento”.

La respuesta solidaria de un país hizo que Lauti tuviera la gran oportunidad de detener su enfermedad.  Ahora, nuestra tarea como comunidad, es mantener vivo el sueño de un niño que cruzó el río de La Plata hasta Carolina del Norte buscando recuperar su vida.

Publicidad:

Premium Drupal Themes by Adaptivethemes
[/codefilter_code]