Skip to main content

Jornaleros acuden al rebusque para sobrellevar la crisis

May 23, 2012

Una sucursal de la tienda Lowe’s en Raleigh se ha convertido en punto de encuentro para jornaleros

La falta de trabajo transformó este sitio en la esperanza de encontrar uno /W.G

RALEIGH- Aunque los números indiquen que la situación económica está mejorando y los índices que la tasa de desempleo entre los hispanos cayó en abril al 9.1%, de acuerdo al Instituto de Política 2012, la tarea para encontrar un trabajo no es nada fácil.

Por Walter Gómez

Es por eso que, desde hace unos meses, la tienda Lowe’s, la cual se dedica a vender materiales de construcción, ubicada sobre calle Calvary Drive y Capital Blvd, se ha convertido en un punto de encuentro y esperanza para varios jornaleros latinos que llegan desde tempranas horas de la mañana para conseguir una “chamba”, ya sea por el día o por largo tiempo.

“Vivo cerca, cuando no tengo trabajo vengo aquí. Siempre algo sale y uno pue-de llevar a la casa unos $50 a $100”, explicó a La Conexión Mario, uno de los trabajadores. “Las grandes proyectos es como si hubieran desaparecido. Los contratistas te llaman por un trabajo específico y lue-go a esperar por otro”, dijo; “el tener un empleo fijo, se acabó”.

Mario, de origen mexicano, especializado en instalar placas de yeso, conocido en inglés como  ‘sheetrock’, lleva 15 años residiendo en Carolina del Norte, se refirió a quienes diariamente se acercan a este lugar. “Hay pintores y jardineros, en general, gente de trabajo en la construcción”.

De acuerdo al reporte “Panorama de la Fuerza Laboral” del Departamento de Labor de Estados Unidos del mes de abril, el punto máximo de desocupación entre los hispanos llegó al 13% en octubre del 2009, y actualmente la duración del desempleo es menor, así como la probabilidad de que permanezcan sin trabajar por largos períodos. “Hay una mejora con respecto al año pasado, aunque muy lenta”, reconoció Mario.

Los contratistas llegan y los jornaleros se acercan para ofrecer sus servicios. “Con el pago no hay inconvenientes. Quienes algunas veces presentan problemas son los contratistas de la misma raza, pero al final terminan abonando lo prometido”.

Alguien identifica a La Conexión y se acerca con una reflexión. “Son tiempos difíciles hermano. Esto no nos va a doblar, seguimos de pie y lo único pedimos es trabajar. Estamos vivos”, finalizó.

Publicidad: