Skip to main content

Job Misael fue sepultado en ceremonia íntima

July 25, 2012

Job Misael Hernández, el joven de 17 años que perdió la vida en un aparatoso accidente ocurrido en la Interestatal 40 el domingo

Se siguen recibiendo Contribuciones
Hernandez –Carattini Funeral Fund, c/o Santuario at Milner Memorial Presbyterian Church, P.O Box 14003, Raleigh 27620

RALEIGH- En ceremonia íntima fue despedido por sus familiares y amigos más cercanos, Job Misael Hernández, el joven de 17 años que perdió la vida en un aparatoso accidente ocurrido en la Interestatal 40 el domingo 15 de julio.

Por Paola Jaramillo

El miércoles 18 a las 7 de la noche, en la iglesia cristiana Hosanna, donde son pastores sus abuelos, Rafael y María Carattini, cerca de 600 personas lo recordaron. “Buscaba la perfección”, mencionó en su interlocución el entrenador de Wendell Middle School, “era un atleta talentoso, hijo, hermano y amigo muy querido que ocupará un lugar muy especial en nuestros corazones”, dijo.
Posteriormente, el jueves, a la 1 de la tarde fue su sepelio, el cual se realizó en privado.

EN CONTRAVÍA

Hernández regresaba de la ciudad de Jacksonville en compañía de su hermano Natanael de 21 años, luego de visitar a unos familiares y a la novia de éste.

De camino a casa, cerca de las 2:20AM, la minivan en la que viajaban los hermanos Hernández, una Ford Windstar, chocó de frente con el auto Toyota Corolla conducido por Carolina Linares González de 21 años y residente de Morrisville, que manejaba en sentido contrario por la misma vía. Como resultado del impacto, Job y Linares perdieron la vida, mientras que Natanael fue hospitalizado e inducido al coma por las graves heridas, pero según dijo a La Conexión, Paty Carattini, tía del joven, despertó de éste, se encuentra respirando por cuenta propia y mejorando en el WakeMed. Su condición pasó de crítica a seria.

A LA ESPERA DE  RESULTADOS

De acuerdo con las últimas informaciones reveladas sobre este caso, la policía sacó las bombillas de las luces delanteras del Toyota para determinar si estaban encendidas al momento del choque. Los investigadores dijeron que por la gravedad de los daños, no han determinado si estaban trabajando; aunque acorde con la evidencia recolectada por el Departamento de Policía de Raleigh, todo sugiere que no. De la misma manera, fueron retiradas las luces traseras.

Por otra parte, las autoridades continúan a la espera de los resultados de toxicología en Chapel Hill para determinar si Linares estaba en estado de ebriedad. Cabe anotar, que todos los involucrados en el accidente usaban el cinturón de seguridad al momento del mismo.

Publicidad:

Premium Drupal Themes by Adaptivethemes
[/codefilter_code]