Skip to main content

Irreparable confusión

August 3, 2011

Francisco Martínez Cortez fue procesado por los programas 287g y Comunidades Seguras

Francisco Martínez Cortez fue procesado por los programas 287g y Comunidades Seguras /W.G.

Una falla de la División de Vehículos Motorizados, DMV tiene a un joven mexicano al borde de la deportación

Por Walter Gómez

DURHAM- Un error de la oficina de la División de Vehículos Motorizados de Carolina del Norte, DMV, le costó a joven mexicano un arresto injustificado y ahora enfrenta una posible deportación.

Luego de finalizar su jornada laboral, Francisco Martínez Cortez, de 22 años, regresaba a su casa  cuando una violación de tránsito- ir a 60 millas en una zona de 45- lo condujo primero a la prisión de Wake donde fue procesado por los programas 287g y Comunidades Seguras, para después ser trasladado a Burlington, donde recuperó su libertad ayer martes 2 de agosto, luego de pagar una fianza de 5.000 dólares.

LOS HECHOS

Aproximadamente a las 10:15 pm del jueves 14 de julio, Francisco rebasó el auto de su compañero de trabajo en la carretera 55, en Apex, cuando una patrulla de policía lo detuvo. Francisco presentó al oficial C.A. Myers su licencia de conducir y cuando creía que no pasaría de la respectiva infracción, un problema encontrado en su placa terminó mal. “El oficial me dijo que tenía orden de arresto. Le pregunté por qué y me contestó que por cargos del año 2002 y 1998”, expresó a La Conexión Martínez Cortez. “Rápido me esposaron y metieron a la patrulla. Dentro del automóvil, me quedé pensando sobre las fechas y le dije al policía que en 2002 tenía 13 años y que hacía dos, estaba en las Carolinas; además en 1998 contaba con la edad de 9 años”, sostuvo.

De derecha a izquierda, Iván Martínez, el padre Martín Juárez de la iglesia el Buen Pastor, Francisco, su hermana menor Tamara e Ingrid Núñez

De derecha a izquierda, Iván Martínez, el padre Martín Juárez de la iglesia el Buen Pastor, Francisco, su hermana menor Tamara e Ingrid Núñez/W.G.

EL ERROR

Las placas que llevaba el carro de Francisco, tramitadas y entregadas por la oficina del DMV de Durham, habían pertenecido a una persona que tiene su mismo nombre y apellido, pero con cargos pendientes por conducir borracho, licencia revocada y no presentarse en corte. “No sólo el DMV es responsable, yo no me di cuenta cuando me entregaron la placa con los documentos correspondientes, que la fecha de nacimiento no era la correcta, a pesar que en mi licencia de conducir todo está muy claro”, indicó.

Esta lamentable falta fue descubierta el 14 de julio con su detención. “El jueves 28, en la corte civil se comprobó que no era la persona que estaban buscando y sus cargos criminales fueron quitados”, dijo a este medio, Ingrid Nuñez amiga de la familia. Dentro de las pruebas presentadas, que dieron luz a resolver el desliz cometido fueron los años en que se realizaron los cargos. “En 1998 Paco era un niño y nosotros vivíamos en Wenache, estado de Washington. Llegamos a Durham en el 2001, y Francisco en el 2002 no tenía vehículo porque contaba con 13 años”, sostuvo Candelaria Cortez, mamá de Francisco. Pese a las pruebas, el DMV estuvo reacio a entregar los documentos y no dio declaraciones sobre el caso.

CINCO IGUALES

No obstante, por lo que pudo averiguar Nuñez, en los registros de Raleigh cinco Francisco Martínez Cortez- todos con diferentes cargos- aparecen en los expedientes del DMV.

Francisco, el mayor de cuatros hermanos, es el único que no nació en Estados Unidos, es considerado por todos un joven ejemplar, trabajador y muy buen estudiante. Terminó su escuela y se puso a estudiar en Durham Tech, inclusive envió su aplicación para pertenecer a la marina. Finalizó su curso en soldadura e iba a comenzar con plomería. “Cobraba y me decía: <Mamá aquí está el cheque>. Los viernes por la noche y los domingos, también ayudaba a un amigo en el puesto de fruta de un Flea Market”, expresó su mamá.

Candelaria tiene muchas preguntas: “Quién fue que hizo esto en el DMV?. Me gustaría decirle en la cara lo que provocó. Si los trabajadores de allí siguen haciendo burradas, quién sabe a cuánta gente va a perjudicar”, expresó a La Conexión. Por ahora el futuro de Francisco es incierto, a la espera de una fecha de corte, Paco como lo llaman todos, sólo piensa volver a su trabajo para poder cubrir los gastos que le generó este detención. “Mañana iré a la oficina del DMV para sacar nuevamente mi placa y luego a trabajar duro”, anotó.

De la misma manera este jovén dejó abierta la puerta para trabajar con NC Dream Team con la esperanza de lograr que su sueño al igual que el de cientos, se cristalice y pueda quedarse definitiva y legalmente en este país.

Publicidad:

Premium Drupal Themes by Adaptivethemes
[/codefilter_code]