Skip to main content
Unable to create scaled Thumbnail image.

Estado de Carolina del Norte le quiere quitar sus hijos a mexicano deportado

February 23, 2012

Sus niños y esposa, ciudadanos americanos, han sido separados y pasado dificultades debido a la deportación de Felipe a México /Cortesía

Ya en México está a punto de perder también a sus pequeños. El estado de Carolina del Norte no le quiere dar la custodia que por derecho tiene

Felipe Montes sostiene entre sus brazos al segundo de sus hijos. Al tercero no lo conoce personalmente/ Cortesía

Felipe Montes sostiene entre sus brazos al segundo de sus hijos. Al tercero no lo conoce personalmente/ Cortesía

Por Paola Jaramillo

RALEIGH- Un mexicano que fue deportado a su país el año pasado desde Carolina del Norte está peleando la custodia de sus tres hijos estadounidenses bajo la protección del estado que busca darlos en adopción. Sin embargo sólo será hasta finales de marzo o principios de abril cuando se conozca si el juez decide que los niños se queden en su hogar adoptivo y separados de su padre, o permiten la reunificación familiar, según detalles dados a conocer a La Conexión.

La pesadilla de Felipe Montes comenzó una mañana de octubre de 2010 cuando se levantó -como todos los días- a preparar desayuno a su esposa e hijos y alistarlos para llevarlos a la guardería.

Con 9 años viviendo en Sparta, condado Alleghany, al norte del estado, y trabajando en la jardinería, el mexicano era el único proveedor de su familia, ya que su esposa, ciudadana estadounidense, no podía trabajar por incapacidad.

Sin licencia de conducir por estar indocumentado, Montes fue detenido varias veces por conducir sin el documento, y aunque recibió infracciones, y una orden para no volver a conducir, éste se arriesgaba a hacerlo para sacar a su familia adelante.

Al llegar al juzgado para pagar sus multas, dos agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) lo esperaban.



Lo esposaron y trasladaron a un centro de detención en Georgia para deportarlo el 3 de diciembre de ese año a México.

"No lo dejaron hablar con su esposa ni despedirse de sus hijos a los cuales ha cuidado y querido desde que nacieron", afirmó a La Conexión, Esther Portillo Gonzáles, vocera del Centro de Investigaciones Aplicadas (ARC) con sede en New York que luego de darse cuenta del caso contactó a la organización Presente.org para ventilar los hechos.

"Es un claro ejemplo de como los derechos humanos y de los padres fueron violentados al separar esta familia. Tiene un niño de 14 meses que no conoce. Él era el sustento. Las dos entidades juntas, ICE y Departamento de Servicios Sociales del condado Alleghany (DSS), deportaron a una persona que no había cometido delitos graves", opinó.

RECOLECCIÓN DE FIRMAS

Ambas organizaciones comenzaron una campaña de recolección de firmas por la red para solicitar a este departamento reconsidere su decisión de terminar con la patria potestad del mexicano.

 "Recolectamos más de 20 mil firmas y cerramos ayer (martes 21 de febrero) la petición, aunque no descartamos abrir otra, conforme las cosas se presenten" mencionó Portillo.

A menos de un año de la deportación, Marie Montes, esposa de Felipe, perdió custodia de los menores por "pasar dificultades económicas y deterioro de salud".

 Inicialmente para ayer, estaba previsto que un juez escuchara los argumentos del DSS que los niños, todos menores de 5 años, estarían mejor con los padres adoptivos que con Montes en México, pero debido al apoyo de la comunidad esta cita fue pospuesta para finales de marzo o principios de abril. "Vamos a esperar qué sucede en estas semanas" mencionó la vocera, "el DSS debe dar a conocer qué va a pedirle al juez, si le permite proceder para quitarle los niños a Felipe o entregárselos, como debe ser", anotó.

CAROLINA DEL NORTE CON ALTO ÍNDICE

El reporte Shattered Families, elaborado por ARC, reveló que más de 5.000 niños en el país de padres deportados o en custodia de ICE se encuentran en hogares adoptivos.

Sólo en los seis primeros meses de 2011, más de 46.000 casos involucraban a madres y padres deportados de Estados Unidos que habían dejado a sus hijos ciudadanos en el país.



Ese año, el 22 por ciento del total de los 391.000 deportados fueron padres con hijos estadounidenses, según cifras de ARC.



Carolina del Norte es uno de los estados con mayor índice de esos casos, por esto, la petición de Presente.org incluye que la División de Servicios Sociales de Carolina del Norte desarrolle "políticas claras" para asegurar la reunificación rápida de familias separadas por la deportación de uno de los padres. "Esto no puede seguir sucediendo, ellos (los padres) aunque en proceso de deportación o ya en sus países, tienen derechos" , añadió Portillo.

Las autoridades del Consulado General de México en Raleigh confirmaron a la agencia de noticias EFE, que están en comunicación con la familia para "colaborar en lo que puedan" y para facilitar el traslado de los niños al vecino país.

"Nuestra meta es unir al padre con sus hijos, es su derecho", afirmó el cónsul Carlos Flores Vizcarra, "tramitaremos los documentos necesarios para que los menores obtengan su nacionalidad mexicana".



Finalmente y aunque se respira un aire de positivismo, Portillo mencionó que la ilusión de Felipe es reunificarse con sus niños. "No importa si es aquí o en México, lo que desean es estar juntos", concluyó a La Conexión.

Publicidad:

Premium Drupal Themes by Adaptivethemes
[/codefilter_code]