Skip to main content
Unable to create scaled Thumbnail image.

Entregan becas a hispanos de Carolina del Norte, comprometidos con las ciencias y la tecnología

November 9, 2011

Jenny Salgado, de 21 años, estudiante de Ingeniería Civil en la Universidad de Carolina del Norte-Charlotte (UNCC), quien posa orgullosa con sus padres, Giovanni Salgado y Lili Díaz Salgado/EFE

CHARLOTTE/EFE- Doce estudiantes hispanos recibieron becas del presidente Barack Obama, que donó el dinero del premio Nobel de la Paz para motivar el estudio y la enseñanza de la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas.



Jenny Salgado con su mamá Lili Díaz Salgado el día de la premiación

Jenny Salgado con su mamá Lili Díaz Salgado el día de la premiación /Cortesía

El Fondo de Becas Hispanas (HSF) seleccionó a los jóvenes universitarios en base a su compromiso con el desarrollo de estas áreas académicas y porque mostraron su interés -una vez se gradúen- de devolver lo recibido a sus comunidades convirtiéndose en profesores. Según Frank Álvarez, presidente de HSF, la donación de 125.000 dólares del 1,4 millón que recibió el presidente en 2009 demuestra su interés en los programas de la Coalición de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemática (STEM) y de involucrar a los hispanos.

Entre los seleccionados se encuentra Jenny Salgado, de 21 años, estudiante de Ingeniería Civil en la Universidad de Carolina del Norte-Charlotte (UNCC), la primera en su familia en inscribirse en un centro de educación superior en Estados Unidos. Oriunda de Bogotá (Colombia), Salgado llegó a Charlotte a los 8 años de edad sin hablar inglés pero con la firme convicción de ir a la universidad. Según su madre, Lili Díaz Salgado, que es contadora, desde muy pequeña Jenny fue una alumna responsable, emprendedora, y sobre todo, un ejemplo para sus dos hermanos menores. Como cualquier joven, al comenzar la secundaria no sabía exactamente lo que estudiaría, hasta que en el décimo primer grado conoció a una persona que la motivaría a incursionar en el campo de la Ingeniería Civil.



"Nunca fue la más inteligente sino la más constante", afirmó Salgado a Efe. "Para ser un ingeniero civil no hay que ser un genio sino trabajar fuerte, y eso es lo que he hecho desde los 14 años". Para costearse los estudios, la joven trabaja medio tiempo pero dedica un espacio para motivar a otros estudiantes a seguir adelante y no darse por vencidos a pesar de las circunstancias.



Publicidad:

Premium Drupal Themes by Adaptivethemes
[/codefilter_code]