Skip to main content

Comunidad se entrena en manejo de emergencias

August 15, 2012

Los alumnos del primer entrenamiento de respuesta de emergencia en español, poniendo en práctica lo aprendido

De la clase la acción. Los alumnos pusieron en práctica lo aprendido /W.G

Los participantes junto a los voluntarios, departamento de bomberos de Cary y CERT, luego de realizar el simulacro de emergencia

Los participantes junto a los voluntarios, departamento de bomberos de Cary y CERT, luego de realizar el simulacro de emergencia /W.G

OPINIONES

LUIS SUERO

LUIS SUERO
"Realmente maravilloso. Se aprendió en el aula y como actuar en el campo. Me interesa ayudar a la comunidad y meta es ser parte del cuerpo de bomberos o la policía"

FABIOLA PÁEZ

FABIOLA PÁEZ
"Los hispanos debemos envolvernos más en las actividades de la comunidad ya que a la hora de un desastre está un poco abandonada. Fue muy buena la acción final, no la esperábamos"

CARY- La apacible jornada sabatina en un segundo se convierte en caos. Una mujer llega pidiendo ayuda. Su rostro y ropa están ensangrentados. Hay niños llorando y jóvenes gritando.

Por Walter Gómez

Un grupo responde rápido, pero el panorama que encuentra no es alentador. Heridos con distinta consideración por doquier, en una playa de estacionamiento y un pequeño jardín. Las manos se multiplican, las cobijas se transforman en camillas y los guantes en vendas.

La acción transcurre rápido y es parte del primer entrenamiento en español organizado, en conjunto, por el Equipo Comunitario de Respuesta de Emergencia (CERT) de Cary, el Centro Internacional de Raleigh (CIR), el Departamento de Bomberos de Cary y la iglesia Vida Nueva de esta ciudad.

“El objetivo es entrenar en español a la comunidad latina para responder a cualquier tipo de emergencia y desastre que pueda ocurrir”, explicó a La Conexión, Jenni Faison del CIR. “La finalidad es asistir a su propia colectividad en su idioma, prevenir daños mayores y evitar que la persona herida muera. Es una forma de interactuar con las autoridades, antes que lleguen a la escena después de un suceso”, sostuvo.

ESTAR PREPARADO

El entrenamiento que tuvo una duración de cuatro días, divididos en dos fines de semana, abarcó nueve unidades teóricas y prácticas dictadas en español en las instalaciones de la iglesia Vida Nueva y contó con la participación de 14 voluntarios.

“Primeramente se les enseñó qué hacer ante un desastre. Lo básico de asistencia médica diferenciando tipos de herida, desde una hemorragia hasta un hueso roto, cómo alzar una persona con cobijas, cargarlo en sus espaldas o trasladarlo. Tener un plan, organización y aprender a estar en equipo para salvar vidas. Es estár preparado para ayudarse a sí mismo y a la comunidad”, indicó Ana Freile, una de las organizadoras del evento.

Búsqueda del rescate y atención médica de las heridas fueron dos de los tópicos que llamaron la atención a los asistentes. “Comprendieron bien que el objetivo es alcanzar a tratar la mayor cantidad de personas en el menor tiempo posible aunque no estamos entrenados para resucitar a una persona, hay un límite”, remarcó Faison.

La práctica finaliza. El equipo trasladó, del aula al campo, lo aprendido. Hay felicitaciones por la tarea cumplida y las palabras de Ed Moore, jefe de entrenamiento del Departamento de Bomberos de Cary, parafraseando la película Toy Story I, cerraron una tarde especial. “Nosotros, siempre caemos con gracia y estilo y la práctica nos brinda más experiencia. Ustedes, hoy, cayeron con mucha gracia”.

Publicidad:

Premium Drupal Themes by Adaptivethemes