Skip to main content

Beneficiarios de Acción Diferida seguirán pagando como extranjeros en colegios comunitarios de Carolina del Norte

September 5, 2012

Estudiantes beneficiados por la Acción Diferida seguirán pagando matrículas como  residentes de fuera del estado

Estudiantes beneficiados por la Acción Diferida seguirán pagando matrículas como residentes de fuera del estado /Walter Gómez

Un panel del expertos debatió el tema en la conferencia, Acción Diferida - Impacto de la Educación

Un panel del expertos debatió el tema en la conferencia, Acción Diferida - Impacto de la Educación /W.G

RALEIGH- Muchos estudiantes graduados de las escuelas secundarias de Carolina del Norte guardan la esperanza, de que, sumado a salir de las sombras, tener un número de Seguro Social que les permita obtener una licencia de conducir de Carolina del Norte y un permiso de trabajo para buscar un empleo sin temor a ser rechazados; puedan matricularse en un colegio comunitario, pero no como estudiantes extranjeros, sino pagando colegiaturas como residentes del estado. Sin embargo, no será posible. Según lo confirmó a La Conexión, Megen Hoenk, vocera del Sistema de Colegios Comunitario de Carolina del Norte, NCCCS por sus siglas en inglés, “como la Acción Diferida no confiere un estatus legal a los indocumentados, si desean estudiar deberán hacerlo como hasta ahora la póliza está establecida, y es pagando como estudiantes de fuera del estado”. La que, al menos en el colegio comunitario de Wake, cuesta $261 dólares crédito por hora o $4.176 por un estudiante de tiempo completo por semestre.

POR PAOLA JARAMILLO
Con la colaboración de Walter Gómez

Esta información fue confirmada también por Laurie Clowers, portavoz del Wake Tech Community College y Jazmín García Smith, de la Oficina de Admisiones de UNC. “Los individuos indocumentados que califiquen a la Acción Diferida”, dijo Clowers; “pueden aplicar para clases de currículo (por crédito), pero continúan siendo clasificados como indocumentados. La Acción Diferida no cambia su estatus”, mencionó.

“La Acción Diferida no da un estatus de residencia a los estudiantes, solo un permiso para trabajar”, anotó Smith. Para el semestre de Otoño, el colegio comunitario de Wake tiene registrados 20 estudiantes como indocumentados, cifra que tal vez no varíe mucho el próximo semestre, según fuentes consultadas, pero que prefirieron no ser citadas.

Se mejoran las  posibilidades

No obstante, para estudiantes como Lucía Castillo, hoy de 19 años, nacida en Ecuador, y residente de Raleigh hace 10, aunque los costos educativos son elevados, al ser beneficiaria de la Acción Diferida habrá una notable diferencia: “Seguridad y estabilidad”, mencionó a este medio. “Actualmente trabajo para ayudarme con el pago de mis estudios, pero tener un permiso de empleo me permitirá aplicar a trabajos mejor remunerados que eleven mis ingresos, reuniendo el dinero de la matrícula más fácilmente. Además me sentiré más segura para solicitar préstamos a entidades privadas. Creo que muchos se van animar y a entrar al ‘college’,” anotó.

Cabe recordar que la política de aceptar o cerrar la puerta de los colegios comunitarios a los estudiantes indocumentados ha sufrido varios reversos. Durante los últimos diez años, la Junta de Colegios Comunitarios cambió cinco veces de postura con respecto al tema. Luego de varios ires y venires, finalmente en marzo de 2010, permitió que los graduados de una secundaria del estado, ingresen, pero pagando como extranjeros, y siempre y cuando, no ocupen puestos de residentes legales o ciudadanos estadounidenses.

Líderes esperanzados

La aprobación de este beneficio ha llenado de esperanza a los líderes educativos del Triángulo que para debatir el tema, el pasado jueves 30 de agosto, se reunieron para escuchar a un panel de expertos, en un encuentro organizado por la Sociedad de Profesionales Hispanos de Carolina del Norte, titulado Acción Diferida: Impacto en la Educación. “El objetivo fue compartir con los miembros de la comunidad información sobre la medida para que escuchen de personas expertas y regresen a sus comunidades guiando de forma apropiada a los estudiantes con los que tienen interacción” dijo a La Conexión, Marco Zárate, director de la entidad. El grupo estuvo conformado, por Juan Gaspar, estudiante y NC Dreamer, y los abogados Ricardo Velásquez, Ann Robertson y Marty Rosenbluth, además de Zárate. “La Acción Diferida es un paso positivo para la educación de los hispanos de Carolina Norte y el país”, mencionó Zárate. “Aunque la medida sea temporal, los anima para continuar con sus estudios, ya que muchos veían truncados sus sueños. Esto, sin lugar a dudas, causará un impacto en la educación”, mencionó.

Para Mauricio Castro de la Coalición por la Educación Adelante, es “evidente” que muchos jóvenes acudirán a los centros educativos. “Si bien, no estoy totalmente satisfecho con la medida, es un paso adelante para seguir trabajando hasta que se apruebe la Dream Act”, dijo. Por su parte Iván Almonte consideró que se “encenderá” la motivación en los chicos. “Es interesante ver como muchos que habían dejado la escuela están regresando o se han registrado para terminar el GED. Un paso necesario para ingresar a los colegios comunitarios”. Hace unas semanas el Instituto de Políticas Migratorias, MPI, estimó que 50 mil jóvenes se beneficiarían de la medida en el estado.

Publicidad:

Premium Drupal Themes by Adaptivethemes
[/codefilter_code]