Skip to main content
Unable to create scaled Thumbnail image.

Batalla por derrocar la Enmienda 1

May 16, 2012

La enmienda ya está en efecto. Carteles de este tipo circulan en las calles de la ciudad de Raleigh/P.J

RALEIGH- Los votantes de Carolina del Norte favorecieron un cambio en su Constitución que define el matrimonio entre un hombre y una mujer como la única unión doméstica reconocida por el estado.



Por Paola Jaramillo

Con el 100 por ciento de los precintos contabilizados, la polémica Enmienda UNO obtuvo 61% de votos a favor y 39% en contra, de los más de dos millones de personas que sufragaron; convirtiendo al estado en el treinta uno de la nación en aprobar una enmienda de este tipo.



No obstante, la batalla para revocarla ya comenzó, y hasta el cierre de esta edición cerca de 151.281 personas habían firmado la petición "1 Millón en Contra de la Enmienda 1", que circula por las redes sociales como Facebook a través de la plataforma change.org, creada por Jenn Halweil, residente de Raleigh.



NO ESTABA CLARO

Carolina del Norte era el único estado del sureste del país sin una definición clara del matrimonio en su Constitución aunque desde 1996 están prohibidas las uniones entre parejas del mismo sexo. 

Desde tempranas horas del martes ocho de mayo, habían personas en los lugares de votación a pesar de la lluvia y mal tiempo en algunas áreas del estado, un entusiasmo que no se registraba en décadas durante elecciones Primarias.

 Asimismo, más de medio millón de personas sufragaron temprano, superando la cifra de participación de 2008.


Grupos a favor y en contra gastaron más de 3.5 millones de dólares en sus respectivas campañas en una elección que capturó la atención nacional.



CÓMO NOS AFECTA

Pero, ¿por qué es peligrosa la Enmienda 1? "Nos preocupa su impacto negativo", comentó Angeline Echeverría, directora ejecutiva de la organización El Pueblo en Raleigh, en un comunicado de prensa enviado a La Conexión.

La inquietud radica en que la enmienda afectará directamente a las parejas latinas que no son casadas legalmente y viven en unión libre, matrimonio religioso, o una relación con alguien del mismo género; igualmente a los niños latinos que están creciendo con padres no casados, porque podrían perder su acceso a cuidado de salud y cobertura por medicinas que requieren receta; de la misma manera hará que trabajadores y dueños de negocios pierdan sus empleos si las empresas deciden no invertir en Carolina del Norte.

Igualmente, ignora las uniones civiles de parejas, inclusive heterosexuales y pone en peligro la protección contra la violencia doméstica de algunas víctimas y sus hijos menores de edad.

Otras organizaciones hispanas como la Coalición Latinoamericana (LAC), con sede en Charlotte, advirtieron, por ejemplo, que algunas políticas de inmigración penalizan a los hijos adultos que contraen nupcias cuando están en proceso de petición de sus padres, obligándolos a elegir entre la documentación y el matrimonio.



MILES NO CASADOS

Se calcula que más de 212.000 parejas no están casadas legalmente en Carolina del Norte pero gozan de beneficios de sus relaciones domésticas como seguro médico que provee uno de los miembros al igual que a los hijos que se procrean en la relación.

Los grupos a favor -la mayoría religiosos- argumentaron que la aprobación de la enmienda era un asunto "moral y en nombre de Dios", que busca preservar el núcleo familiar.



Publicidad:

Premium Drupal Themes by Adaptivethemes
[/codefilter_code]